fbpx

¿Cuál camino tomar?

niños_aprendizajeHoy después de más de diez años, con mis hijos desescolarizados, recuerdo que al inicio de este proceso de educación en casa o homeschool, fue complicado ver clara la ruta a seguir, pues en ese momento uno considera que existe un solo camino, que todas las personas lo hacen de la misma manera. Y cuando llega el momento de darse cuenta que no es así, pues ¡existen muchos caminos! Los miedos se acrecientan, no sabemos dónde pararnos, hay tanto que asimilar y tanto que re-acomodar. A pesar de esos temores somos lo suficientemente valientes de “lanzarnos al vacío” sin saber a dónde iremos a parar, es algo tan incierto y en ocasiones abrumador, que nos hace dudar, avanzamos y retrocedemos, cambiamos de caminos, y algunas veces creemos que hemos fracasado.

Todo estos miedos, temores, con el paso de los días y viendo cómo nuestros hijos florecen, la forma en que sus días se vuelven tranquilos, haciendo cosas que realmente les gustan, en esos días donde sentimos que lo hicimos bien, podemos volver a retomar alientos para seguir adelante. No importa si el camino con el paso de los días es completamente diferente al que creímos era el indicado, pero debemos prepararnos para estos cambios, para estas “derrotas” y aprender de todos los pasos que demos en la vida.

Nosotros para tomar este nuevo estilo de vida, tuvimos que ajustarnos muchas veces, retomar, cambiar, afianzar pero siempre teniendo claro el propósito de la educación de los chicos, siempre teníamos en mente que fueran felices, y personas autónomas y responsables con ellos y la sociedad en la cual viven. No queríamos obstaculizarles la creatividad cada uno con su propia singularidad.

Nos dimos cuenta que debíamos desescolarizar nuestra mente, pues para los niños es más fácil, porque ellos no le tienen miedo al fracaso, no conocen o no les interesa la “incompetencia” pues ellos están generando conocimiento en cada movimiento, sensación, experiencia, el aprender es natural. Y eso lo aprendimos nosotros con la experiencia y entender que donde hay regularidades no existen singularidades. Que nuestro camino quizás nunca fuera uno solo, pero siempre teníamos en mente nuestro propósito, buscando herramientas y pautas que nos ayudaran a determinar lo que nos era viable o no para nuestros estilo de vida.

Los chicos hoy ya no son tan chicos, pero veo personas que sienten un gran compromiso por lo que hacen, son personas responsables y quieren compartir con otros lo que hacen. Creo que nuestro propósito nos ayudo siempre a estar ahí presentes en su vida, dándoles lo mejor de nosotros, para que ellos hoy estén dando lo mejor de sí.

Gladys Salas

Gestora Aló Padres -

Madre desescolarizada, gestora y directora de innovación y desarrollo de la Fundación Aló Padres. Forjadora de sueños,, aprendiz y educadora, con una necesidad profunda de dejar un mundo mejor para mis hijos y las nuevas generaciones.. El propósito de vida me lleva a recoger semillas de conocimiento y encontrar terreno fértil en las mentes y sobre todo en los corazones de las personas

Publicación anterior
Publicación siguiente
A %d blogueros les gusta esto:

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close