fbpx

Despierta tu consciencia

¿Sabías que no eres consciente de más del 95% de las decisiones que tomas diariamente?

Nuestro cerebro está programado para funcionar lo más eficientemente posible, así que de manera natural toma las decisiones que nos harán sobrevivir.

Pero ese sobrevivir no se limita al simple hecho de que los órganos funcionen correctamente, sino también, a todas las creencias que se han forjado en nuestra vida para ‘protegernos’ del dolor, a todas las respuestas que damos ante cualquier situación de ‘amenaza’ incluso de nuestros hijos, hijas, parejas, padres y aquellos que amamos con frecuencia son los depositarios de las mayores descargas de dolor.

Con frecuencia se asume un cambio de paradigma a algo ‘grande’ como, por ejemplo, en mi caso, el retirar a mi hija mayor del jardín de infantes y luego como familia del sistema educativo. Sin embargo, a partir de esa gran decisión se despertaron millones de micro decisiones que son de las que hoy quiero hablarte.

Las decisiones que quiero abordar son aquellas tan automáticas que con frecuencia se pasan por alto. Aquellas que parecen tan insignificantes y pequeñas pero que muestran TODOS los grandes paradigmas de tu vida.

¿Cuántas veces al día eres consciente de cómo estás respirando? ¿de cómo estás hablando? ¿de tu ritmo al caminar? ¿de tu postura corporal? ¿de cada parte de tu cuerpo? ¿Te has preguntado los paradigmas que hay detrás de cada uno de estos actos cotidianos?

Un primer gran paradigma de tu vida puede ser observado a través de tu respiración, al ver cómo es tu ritmo normal verás el balance del flujo del dar y recibir, si vives tu vida de afán con respiraciones superficiales que ni te dan tiempo de oxigenar profundamente tu cuerpo, o si por el contrario estás más relajada tomando aire profundo en cada respiración.

Si cada vez que interactúas con tus hijas e hijos tomas antes un par de respiraciones profundas y conscientes, te aseguras de estar con más calma, con más consciencia, si acompañas esto con un masaje en los oídos y consciencia en la mirada activarás la capacidad de comunicación, el escuchar más, ser consciente de su lenguaje corporal, estar ahí con todos tus sentidos, verdaderamente conectar.

Al mirar tu postura podrás ver si estás en apertura o recogida, si te sientes dispuesto a interactuar o te estás cubriendo y escondiendo, que tanto estás presionando a tu hijo o hija, la rigidez que tienes en la relación. Cuando caminas con ellos ¿te adaptas al ritmo que más les conviene o los presionas para seguirte el paso? Estos ritmos normalmente se reflejan en toda la relación, ¿eres capaz de hacer pausas para sorprenderte con la belleza de una flor? ¿de tus hijos e hijas?

Las tensiones en tu cuerpo te hablan de lo que cargas, es tan literal cómo cada parte de tu cuerpo te habla sobre un aspecto de tu vida que al colocar consciencia te sorprenderás. Para entrenarte puedes mirar entre muchos otros mi sitio favorito:
https://www.sanateysana.com/diccionarioemocional.html

Luego, podrás ver que la mayoría de los actos inconscientes se generaron desde el miedo, en la necesidad de ser amada y protegida, de agradar a quienes te cuidaban, así que puedes poner consciencia en tu historia.

¿Cómo leíste tu historia cuando eras niña? ¿cargas con tu niña interior herida? ¿cuál es el legado que dejó tu familia? ¿realmente te has hecho adulta o sigues actuando desde la niña herida? Cuando haces esta consciencia puedes comenzar a reescribir tu vida desde el amor.

Para ayudarte en este análisis del niño interior y el legado, además de las meditaciones de sanación del niño interior, biodescodificación, trabajo de eneagrama o constelaciones familiares, te recomiendo un sencillo y potente ejercicio, es muy simple, cotidiano y te da muchas respuestas:

A cada estallido emocional, molestia interior, miedo o fastidio pregúntate ¿esto es mío? Si no lo es imagina una maleta que cargas y se va desocupando, lo agradeces y lo entregas en tu mente a la persona que corresponde o al universo.

Si, sí es tuyo, pregunta ¿dónde se originó? Vas en tu mente al momento en que inició, te abrazas, te dices que todo estará bien y te preguntas por cuál creencia debes cambiarlo, entregas la anterior al universo y tomas la nueva.

Este ejercicio y pregunta los haces en el momento, en cuestión de segundos, cada vez será más fácil, y así vas soltando, si crees que algún sentimiento o creencia es tan fuerte y te causa mucho dolor puedes tomar nota y hacer un ritual de liberación.

Podrías diseñarlo como mejor te sientas, una idea para que inicies podría ser, escribiendo una carta, historia, o incluso un cuento. Luego entregarlo al fuego quemándolo para que lo libere, y luego, reescribir tu historia desde el amor con la nueva creencia o paradigma que quieres incorporar.

Con este punto de partida estoy segura encontrarás tu camino Tomarte unos minutos para la consciencia no sólo despertará tu sabiduría interior, tu sabiduría materna/paterna, sino que te hará más libre, más feliz y con una vida armoniosa.

Te deseo un buen viaje interior,

Catalina Heincke

Gestora de Aló Padres - Apasionada por el aprendizaje y la familia. El acompañar el proceso de educación y ver crecer a mis cuatro hijos ha sido mi mayor universidad. Creo en el amor como el poder fundamental para el cambio hacia el mundo que sueño en dónde todos podamos vivir en armonía y desarrollar plenamente nuestro potencial individual.

Publicación anterior
A %d blogueros les gusta esto:

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close