fbpx

¿Quién es el protagonista?

Acompañar el desarrollo talentos de nuestros hijos e hijas es el mayor privilegio con el que contamos las madres y padres. Cada logro de nuestros hijos se vive con mucha satisfacción y a primera vista acompañarlos parece algo obvio y natural, sin embargo debemos pensar mucho más allá de pagar unas clases, ayudarlos a conseguir una dedicación de tiempo, llevarlos y traerlos de sus actividades (aunque estas acciones son las que más tiempo nos demandan no son lo prioritario). Así que el lector se preguntará: ¿entonces qué es eso importante y no tan obvio? Intentaré explicarlo en los siguientes puntos.

Asegúrate que no estés viendo a tus hijos como una extensión tuya
Ver a tus hijos e hijas hacer algo que tú amaste o amas y forzar el que lo sigan haciendo, sentirte orgulloso(a) porque están superando tus propias limitaciones como si fueras tú mismo(a), sentir como si sus logros fueran tuyos, o pillarte al hablar de tus hijos e hijas como si fueran tu propio trofeo (incluso si es que te sientes mal que no tengan sus logros a la altura de tus interlocutores), son algunos de los llamados de atención que es importante tener en cuenta para que puedas acompañar a tus hijos e hijas, permitir y potenciar su propio desarrollo siendo ellos el centro de tu proceso y no tomándote tú ese protagonismo en su educación y su vida. 

Es obvio que nos sentiremos muy felices con sus logros, lloraremos sus tristezas, y lo que ellos y ellas viven a veces se siente como si fuera cien veces lo que nos sucede. Sin embargo, debemos ser conscientes que no es así. Ellas y ellos deben aprender a valorar su proceso, deben empoderarse de su desarrollo, descubrir sus talentos a pesar de nosotros y nuestras limitaciones. Son nuestros hijos e hijas los verdaderos protagonistas de su aprendizaje, por favor estemos atentos que no se crea que es al contrario, somos simples espectadores de su vida, acompañantes, choferes, inversionistas, nutricionistas, etc. pero nunca los protagonistas.

Apoyarlos cuando desean hacer cambios
Cuando un hijo o hija decide hacer un cambio, con frecuencia el primer peldaño a escalar somos nosotros su padre y madre, e incluso la familia, pues vemos tantos logros, nos parece hermoso lo que han hecho, hemos invertido tanta de nuestra energía en esa actividad: dinero, tiempo, emociones, anhelos… que nos cuesta soltar y ayudarlos a dar el paso. 

Creo que es fundamental que podamos dar un paso atrás, estar seguros que no son nuestros propios apegos los que están en juego y si no es así verificar que este cambio no se deba a un aspecto emocional a ser tratado, y a una necesidad de huida por no afrontar ese aspecto emocional, en cuyo caso los acompañamos a solucionar lo emocional, tomar las medidas correspondientes y haciendo gala de nuestra mejor porrista animarlos a continuar. Adicionalmente, ayudarlos(as) a evaluar si verdaderamente es un cambio permanente lo que quieren o simplemente necesitan tomar energía con una pausa, y según lo veamos apoyarlos.

El mayor reto para apoyarlos en ese cambio de objeto de interés lo encuentro cuando en nuestro propio afán de ser grandes madres o padres nos hemos vuelto ‘expertos’ en la materia de interés de nuestros hijos y nos cuesta soltarlo, queremos que ellos reciban todo lo que podemos ofrecer o desde nuestra perspectiva ofrece el tema. Nuevamente el llamado a recordar quién es el verdadero centro del aprendizaje y desde allí tomar acción, si saturamos un tema podemos generar el efecto contrario y en lugar de volverse expertos rechazarán el tema, o en su infinito amor por nosotros(as) buscarán complacernos estirándose pero tan pronto tengan la más mínima oportunidad saldrán corriendo hacia nuevos horizontes.

Acompañarlos a pesar de que sus pasiones no son tan valoradas socialmente

Muchas veces en nuestro entorno algunas actividades y conocimientos son muy valorados y otros no, también para nuestra propia valoración aquello que no entendemos no lo valoraremos mucho. Así que cuando nuestra hija o hijo deciden hacer esta actividad que no es valorada vamos a tener un rechazo interno, consciente o inconscientemente buscaremos ‘sabotear’ estos espacios, el truco consiste en que nuestras actuaciones sean lo más conscientes posible y así nos pillamos, y cuando lo hagamos no busquemos alejarlos(as), busquemos más bien como potenciar esa pasión. 

Un ejemplo muy cercano para mí son los videojuegos de mis hijos, ellos los aman, yo no los entiendo del todo, en los entornos que me muevo no está muy bien visto que les gusten tanto, sin embargo yo en mi trabajo personal he descubierto muchos beneficios, con los puntajes y trofeos hacen estrategia, planeación, aprenden a fijarse metas, aprenden de historia y geografía, al menos la relacionada con el juego en cuanto a temática, estudio, profesionales, dónde están los servidores y por qué, en los juegos en línea aprende otros idiomas, entre muchas otras virtudes, las cuales me han reglado la confianza de apoyarlos y he descubierto que al preguntarles sobre el juego generamos vínculos, con los límites sanos de tiempo de juego hablamos de disciplina, biología y muchos otros asuntos importantes.

En fin, creo que nuestros hijos son un hermoso espejo que nos regala la vida para mirarnos, entendernos y crecer cuando recordamos esto: son un espejo, y nosotros somos un espejo para ellos; cuando niños uno hermoso, en otras etapas horribles, y en otras un referente, cada uno en el centro de su propio desarrollo. Con la oportunidad de desarrollarnos juntas(os), con el honor y privilegio de acompañarlos(as) y verlos(as) crecer. Y cuando traspasamos nuestro propio reflejo y podemos llegar a ver lo sagrado de su alma, esa luz brillante que tienen y desde ahí honramos su proceso, saldrá lo mejor de ellos(as) y podremos acompañarlas(os) verdaderamente a desarrollar plenamente su potencial.

Catalina Heincke

Gestora de Aló Padres - Apasionada por el aprendizaje y la familia. El acompañar el proceso de educación y ver crecer a mis cuatro hijos ha sido mi mayor universidad. Creo en el amor como el poder fundamental para el cambio hacia el mundo que sueño en dónde todos podamos vivir en armonía y desarrollar plenamente nuestro potencial individual.

Publicación anterior
Publicación siguiente
A %d blogueros les gusta esto:

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close